Mijaín, Khugaev y Noroozi, campeones olímpicos

Mijaín, Khugaev y Noroozi, campeones olímpicos:

La jornada del pasado lunes resultó especialmente intensa en el ExCel de Londres, con la celebración del torneo olímpico en hasta tres categorías diferentes en lucha grecorromana. Las competiciones de 60kg, 84kg y 120kg nos dejaron un protagonista por encima de todos los demás, el cubano Mijaín López, que se alzaba con su segunda presea dorada tras no dar opción a ninguno de sus rivales en ningún momento del día.

El caribeño se cobró, de paso, cumplida revancha con el turco Riza Kayaalp, que le había derrotado en la final del pasado Mundial de Estambul. Kayaalp no fue rival en esta ocasión para un Mijaín extraordinariamente motivado, si bien acabó colgándose una medalla de bronce que deja un gran sabor de boca al joven luchador otomano después de sus recientes éxitos en Mundial y Europeo.

Decepcionaron Hassan Baroev, que cayó en primera ronda ante Yuri Patrikeev, y el propio Patrikeev, que tampoco pudo superar la ronda de octavos. La sorpresa del día en la categoría pesada fue el sueco Johan Euren, que se colgó una meritoria medalla de bronce.

GRECO 120kg
1 Mijaín López
2 Heiki Nabi
3 Johan Euren
3 Riza Kayaalp

Dejando a un lado el segundo oro olímpico de Mijaín, la gran historia de la jornada fue sin duda la resurrección de Karam Gaber en la división de 84kg. Ocho años después de su exhibición en Atenas, el egipcio volvió en su mejor forma para alcanzar de nuevo una final olímpica.

No pudo Gaber culminar su gesta, como delataban sus lágrimas al recibir la medalla de plata en la entrega de premios posterior, y es que en su camino al oro se cruzó un último escollo que resultó insalvable. El ruso Alan Khugaev, relevo del excelente Alexej Mishin en el equipo ruso, hizo buenas sus habilidades sobre la lona para privar a Karam de su sueño y proclamarse, de paso, justo campeón olímpico del peso medio.
Mención especial para el joven polaco Damian Janikowski, rayando a un altísimo nivel en toda la competición y que acabó por llevarse a casa una medalla de bronce. Danyal Gajiyev se colgó el bronce que quedaba por repartir.
GRECO 84kg
1 Alan Khugaev
2 Karam Gaber Ibrahim
3 Damian Janikowski
3 Danyal Gejiyev

No falló el gran favorito en 60kg. El iraní Omid Noroozi se valió de una excelente defensa en suelo y su habitual fiereza en pie para confirmar los pronósticos y adjudicarse una medalla de oro que llevaba su nombre escrito. Dejó por el camino, en lo que supuso una reedición de la final del último Mundial, al talentoso kazajo Almat Kebispayev.

En la final, Noroozi desquició a Revaz Lashkhi, que realizó también una gran competición y se acabó colgando una merecida medalla de plata. No en vano, el georgiano dejó en la cuneta a dos gallitos de la categoría, Zaur Kuramagomedov y Hasan Aliyev, en su camino a la final.

En el cajón acompañaron a Noroozi y Lashkhi el mencionado Kuramagomedov, y el nipón Ryutaro Matsumoto, que cuajó también un soberbio torneo y derrotó en la lucha por el bronce a Kebispayev, privando a la estrella del conjunto kazajo de un sitio en la entrega de medallas.

GRECO 60kg
1 Omid Noroozi
2 Revaz Lashkhi
3 Zaur Kuramagomedov
3 Ryutaro Matsumoto
Anuncios