Resultados y vídeos – Europeo 2012 lucha grecorromana

Resultados y vídeos – Europeo 2012 lucha grecorromana:

En 55kg el azerí Elchin Aliyev se hizo con su segundo título europeo al derrotar en la final al húngaro Peter Modos. Aliyev se llevó un complicado combate que tras tres duros periodos se resolvió por un challenge de la esquina azerí que los árbitros dieron por bueno tras revisar la acción en vídeo.
Aliyev se aplicó con mucha dureza durante todo el día, con contínuos golpes a la cara y nuca de sus rivales y una lucha muy física que jugaba una y otra vez con los límites del reglamento. Buena prueba de lo que contamos fue el duelo de primera ronda entre Aliyev y Roman Amoyan. El armenio llegó a desesperarse con las decisiones arbitrales y protagonizó una de las imágenes más llamativas de este Europeo al protestar de forma ostentosa, poniéndose incluso de espaldas sobre el tapiz, en los últimos compases de la pelea.
Sorpresa en 60kg con la victoria del eslovaco Istvan Levai, que no cedió un solo periodo en todo el torneo. En cuartos de final pasó por encima del serbio Davor Stefanek -quien se llevó uno de los bronces-, y en la final hizo lo propio con el búlgaro Ivo Angelov, medallista en el pasado Mundial de Estambul. Angelov se había librado en cuartos del ruso Aslan Abdullin -para él fue el otro bronce- en una disputada batalla.
Y más sorpresas, esta vez en la categoría de 66kg. Ganó el alemán Frank Staebler, superando en la final al rumano Georgian Carpen. No viene tanto la sorpresa por el triunfo de Staebler, que venía obteniendo buenos resultados desde su quinto puesto en Estambul, sino por el fiasco de Islambek Albiev, eliminado en cuartos de final por Carpen.

Albiev parecía totalmente adaptado a los 66kg, a la vista de sus recientes victorias en la Henri Deglane y la Ivan Poddubny, pero el rumano se le atragantó al campeón olímpico, quien con todo a favor en el tercer periodo cayó por debajo mientras preparaba una proyección. Bien es cierto que, tras muchas repeticiones, el que escribe ve cómo Carpen utiliza su pierna derecha con claridad para derribar a Albiev. No lo vieron así los colegiados, aún después del challenge de los técnicos rusos. Albiev se repuso y acabó haciéndose con una de las medallas de bronce al término de la competición.

Mención especial para la sobresaliente actuación del portugués Hugo Passos, quien a sus 32 años alcanzó un meritorio séptimo puesto, probablemente el mejor resultado de la carrera de este admirable veterano.

En 74kg vivimos uno de los grandes duelos del fin de semana, con el choque entre el vigente campeón del mundo de la categoría, Roman Vlasov, y el georgiano Manuchar Tskhadaia, subcampeón en 66kg en Estambul, y que ha acabado arrebatando el puesto a su compatriota y tocayo Manuchar Kvirkelia. Vlasov se impuso en dos periodos, en un excepcional combate que estuvo sin duda a la altura de lo esperado.

Vlasov da un golpe de autoridad con este título, venciendo a Tskhadaia, y antes a otro de los gallitos de la división, el armenio Arsen Julfalakyan, en un disputado choque. Cebi, Bacsi, o Zugaj, que no tomaron parte en este Campeonato de Europa, habrán tomado sin duda buena nota del estado de forma del ruso.

La categoría de 84kg resultó ser una de las más atractivas, con muchas caras conocidas entre los luchadores participantes. Minguzzi, Zugaj, Janikowski, Mishin, Noumonvi, Lorincz o Marinov, entre otros, se disputaron una de las medallas más caras de este Campeonato de Europa.


Decepcionaron Mishin y Noumonvi, eliminados en primera ronda, y Nenad Zugaj no pudo pasar de octavos, pero en este caso debemos admitir que no es más que una buena muestra del alto nivel competitivo en este peso.

La medalla de oro fue para el búlgaro Hristo Marinov, que se redimió de la decepción de Estambul ganando en la final al talentoso Damian Janikowski -lo que le hizo el polaco a Minguzzi en cuartos de final merece una ovación-. Hablar de favoritos al oro olímpico en 84kg se antoja labor de auténticos videntes, qué complicada está esta categoría.

En 96kg, batacazo del ruso Rustam Totrov, que venía a por todo y cayó en cuartos ante el alemán Oliver Hassler, sin opción siquiera de participar en las repescas. Tampoco estuvo a la altura de lo esperado el defensor del título Tsimofej Dzeinichenko, que ni tan siquiera pudo superar la primera ronda de la competición.

La medalla de oro fue para el joven armenio Artur Aleksanyan -me hablaba un buen amigo de este chico hace tan solo unos días, qué grato verle alcanzar este éxito-, con victoria en la final sobre el lituano Mindaugas Ezerskis. Aleksanyan solo concedió un punto técnico en toda la competición, y ganó todos los periodos que disputó. En el cajón le acompañaron, además de Ezerskis, el ucraniano Sergey Rutenko y el azerí Shalva Gabadadze.

Y cerramos con la categoría pesada, en la que el Riza Kayaalp y el Khassan Baroev respondieron a su condición de favoritos plantándose ambos en la final. Lo tuvo un poco más difícil el turco, que tuvo que superar a Yuri Patrikeev en primera ronda, si bien Baroev sufrió lo suyo para derrotar en semifinales al azerí Messoud Hashimzada.

El oro fue para Kayaalp, con justicia. No diré que el turco sea a día de hoy mejor luchador que el cubano Mijaín López, porque no lo creo, pero este título continental, que sigue al campeonato mundial que alcanzó en Estambul, le acreditan como el 120kg más en forma de la actualidad… con el permiso, reitero, de Mijaín.


No hubo suerte para los españoles, por no hablar de las trabas impuestas por los árbitros, cada vez más comunes en los combates de los nuestros -¿empiezo a sufrir paranoia?-. Sin entrar en polémicas, Albert Baghumyan y Pedro García se quedaron en primera ronda en sus respectivas categorías, una auténtica lástima ya que tenerles un poco más arriba habría sido la guinda perfecta para este Europeo de Belgrado, que tan buenas luchas nos ha brindado.

Toda la información de la competición, en la WEB OFICIAL FILA. Más vídeos, en FILA WEB TV.

Anuncios